BBVA, el banco español con más presencia en empresas de armamento controvertido

 

El Centro de Estudios por la Paz J.M. Delàs, el Observatorio de la Deuda en la Globalización (ODG) y la Federación SETEM, unidos en la campaña “BBVA sin armas” destapan ante la Junta General de Accionistas, que el BBVA está presente desde 2006 con más de 1.000 millones de euros en empresas producción de armas nucleares, bombas de racimo y armas de uranio empobrecido.

La campaña “BBVA sin armas“, integrada por el Centro Delás de Estudios por la Paz de Justicia y Paz, el Observatorio de la Deuda en la Globalización (ODG) y la Federación SETEM, participó  en Bilbao por tercer año consecutivo en la Junta General de Accionistas del BBVA, donde ha puesto en evidencia ante el Consejo de Administración del BBVA y sus accionistas, la continuada relación entre este banco español y la producción de armas controvertidas, como armas nucleares, bombas de racimo y armas de uranio empobrecido, entre otras.

A pesar del diálogo establecido por la campaña “BBVA sin armas” con el BBVA y de que éste ha puesto en marcha una normativa interna de financiación del sector Defensa e incluso ha retirado el crédito sindicado a Lockheed Martin, – una de las empresas armamentísticas más importantes del mundo- , las ONG que forman la campaña “BBVA sin armas” han descubierto hoy ante los accionistas de la entidad financiera, que el BBVA es el banco español que más presencia tiene en empresas que fabrican armamento controvertido y que sigue incumpliendo sus compromisos públicos.

Los datos presentados en Bilbao, forman parte de un informe elaborado por Profundo en exclusiva para SETEM, que lo presentará íntegro próximamente a través de su campaña Finanzas Éticas, y revelan que desde 2006 el Grupo BBVA participa en préstamos, ha actuado como director en la emisión de bonos y gestiona fondos de inversión que poseen acciones y bonos de 16 empresas productoras de armas controvertidas por valor de más de 1.000 millones de euros.

Esta situación revelada por la campaña “BBVA sin armas” contrasta con las políticas internas en materia de Derechos Humanos y medioambientales del BBVA, así como con las iniciativas voluntarias de Responsabilidad Social Corporativa a las que el BBVA está adherido, tales como los Principios de Ecuador, los estándares de RSE del Pacto Mundial de la ONU, la Iniciativadel Sector Financiero del PNUMA (Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente) o la Global Reporting Initiative.

A pesar de todo ello, el Grupo BBVA financia e invierte en empresas que producen armas controvertidas como por ejemplo BAE Systems, Boeing, EADS, Finmeccanica, General Dynamics, Honeywell, ITT Corporation, Jacobs Engineering, L-3 Communications, Larsen & Toubro, Northrop Grumman, McDermott International, Rolls Royce, Thales y Textron. Esta última fue la que fabricó las bombas de racimo utilizadas en la Guerra de Irak. El BBVA intervino como asegurador con un montante de 78 millones de dólares en octubre 2008 en una emisión de acciones de Finmeccanica participada en un 2,01% por la Libian Investment Authority del gobierno libio, cuya armas han sido probablemente utilizadas en la represión de la población civil de este país de las pasadas semanas.

La campaña “BBVA sin armas” denuncia la relación del BBVA y otras muchas entidades bancarias españolas con la industria armamentística y otros sectores controvertidos.

Nota de Prensa BBVA sin armas

¿Más información?

Marta Isabel González Álvarez: SETEM Finanzas Éticas.

Jordi Calvo Rufanges: Centro Delás Justicia y Paz.

A %d blogueros les gusta esto: