Análisis cualitativo de los Fondos de Inversión Socialmente Responsables comercializados en España

Fuente: FETS – Financiación ética y solidaria (Estudio completo)

España es el país europeo con menos capital invertido en Fondos de Inversión Socialmente Responsables.

· Hay contradicciones entre lo que proclaman las empresas y las agencias de rating, y las entidades de denuncia.

· El sector financiero atrae el 26% de las inversiones socialmente responsables gestionadas en España.

· La economía social no está recibiendo inversiones de los Fondos ISR.

Todo esto se desprende del estudio “Análisis cualitativo de los Fondos de Inversión Socialmente Responsables comercializados en España”, publicado por el Observatorio de las Finanzas Éticas.

Actualmente España es el país europeo con menos capital invertido en Fondos de Inversión Socialmente Responsables. No obstante, en los últimos años, la banca convencional ha empezado a ofrecer productos de inversión que, con rentabilidades similares a los productos tradicionales, buscan la integración de criterios ambientales, sociales y de buen gobierno corporativo en las políticas de inversión. Son los llamados Fondos de Inversión Socialmente Responsables o ISR. Es significativo que el año 2007 el gobierno español se planteara invertir el 10% de los Fondos de Reserva de la Seguridad Social, en fondos que cumplieran estos criterios.

Contradicciones entre lo que proclaman las empresas y lo que afirman las entidades

Existen contradicciones importantes entre lo que proclaman las empresas que más inversión reciben por parte de los fondos ISR, y lo que denuncian otras entidades. Lo mismo que ya se había detectado en Estados Unidos y el Reino Unido se cumple también en España: los activos que invierten en estos fondos no difieren demasiado de los fondos convencionales.

De las 10 entidades analizadas, como mínimo 9 tienen filiales en paraísos fiscales, y 3 de las 4 entidades financieras (entre ellas el BBVA y el Banco Santander) tienen relaciones confirmadas con la industria militar y proyectos energéticos que han causado gran revuelo mediático en América Latina. Entre las empresas europeas que más inversión reciben encontramos empresas como Nestlé, Shell o Novartis, que a su vez han sido objeto de numerosas campañas de denuncia.

La economía social no recibe fondos de ISR

La proximidad conceptual entre las finanzas éticas y las inversiones socialmente responsables es evidente, pero el estudio concluye que la economía social (también llamada del tercer sector) no está recibiendo inversiones de los fondos de inversión ISR. Aunque el entorno legal ofrece la posibilidad de invertir en activos no cotizados, no hay constancia de que ninguno de los fondos de inversión ISR comercializados en España haya realizado inversiones en entidades de la economía social.

Estas contradicciones se deben a la divergencia de criterios y la falta de transparencia en las valoraciones

A lo largo de los años, los inversores han ido aumentando la complejidad de sus estrategias para alinear sus objetivos financieros, con sus principios éticos, sociales y medioambientales. Si en un inicio se limitaban a aplicar criterios excluyentes (dejando de lado sectores como el armamiento o el alcohol) en la actualidad predominan los fondos que discriminan positivamente empresas con las “mejores” políticas sociales, medioambientales y de buen gobierno corporativo.

Para valorar estos aspectos han surgido agencias especializadas de rating que han desarrollado metodologías de valoración propias. También existen diversos índices bursátiles especializados como el Dow Jones Sustainability Index, o el FTSE4Good que incluyen empresas cualificadas como sostenibles y socialmente responsables.

La escasa regulación del sector, la vaguedad de los estándares de los informes de responsabilidad social de las empresas y la falta de transparencia en los criterios utilizados por las empresas de rating y los índices bursátiles, son las principales causas de las contradicciones identificadas en el estudio.

A %d blogueros les gusta esto: