EHNE-Bizkaia y Fiare colaborando por la soberanía alimentaria

Entrevista en Baserri Bizia a Txetxu Núñez y Peru Sasia, representante de EHNE-Bizkaia y director de Fiare estatal respectivamente.

Peru Sasia, director del proyecto Fiare a nivel estatal: “La entrada de EHNE-Bizkaia en el Patronato de Fiare tiene una alta significación para nosotros”.

-¿En qué momentos se encuentra ahora el proyecto de banca ética Fiare?

Fiare está mirando ya con cada vez más nitidez a una segunda etapa. La primera fase era la articulación de la estructura social a nivel estatal como para promover el proyecto de banca ética; en ella sobre todo nos hemos dedicado a consolidar redes de organizaciones aliadas de los sectores que entendíamos que eran imprescindibles para dicho proyecto y es en ese contexto en el que nos acercamos a La Vía Campesina y al sindicato EHNE-Bizkaia. Esa fase nos ha llevado a tener una implantación estatal, una organización territorial, seiscientas organizaciones vinculadas. Esta fase la hemos desarrollado simultáneamente con la oferta de ciertos productos y servicios financieros, limitada sobre todo en los productos de ahorro y en la que hemos estado operando como agentes de la entidad aliada Banca Popolare Etica italiana.

-¿Y qué se plantea ahora?

En el encuentro “Idearia” de Economía Solidaria, celebrado en Córdoba el 1 de mayo, estuvo el presidente de Banca Popolare Etica y le propusimos desde la Junta estatal de Fiare formalmente iniciar conversaciones para integrar las bases sociales de ambas entidades y constituir un proyecto conjunto cooperativo, en la que ya la operativa de Fiare a nivel estatal sería la propia de una cooperativa de crédito. En este momento estamos estudiando los pasos necesarios y el plan de viabilidad para poder pasar a esa nueva fase.

-¿Qué significará esa nueva fase?

Pasaremos a tener los productos y servicios habituales que demanda cualquier persona u organización y a formar parte de una estructura mucho más sólida, en la que se puede dar mucho más cobertura a la construcción social del proyecto, a la función cultural, al eje de acción política, que siempre consideramos que es una parte imprescindible del proyecto de banca ética, más allá del instrumento financiero.

-¿Hay plazos para emprender esta segunda fase?

No hay plazos formales, ya que por ahora tenemos la respuesta del Consejo de Administración de Banca Popolare Etica diciendo que está de acuerdo en que iniciemos ese camino. Nosotros estamos trabajando con un escenario muy concreto y es que nuestro contrato de agente con Banca Popolare Etica finaliza el 31 de diciembre de 2012 y lo que pretendemos ambas entidades es que ese final de contrato dé lugar a la nueva fase como cooperativa de crédito con implantación en todo el Estado.

-¿Ya se ha incorporado EHNE-Bizkaia al Patronato de Fiare?

En la reunión del 20 de junio, la Comisión Ejecutiva de la Fundación Fiare propondrá al Patronato la incorporación de Txetxu Núñez a propuesta de la Ejecutiva de EHNE-Bizkaia, porque los miembros del Patronato son personas físicas, aunque deben venir avalados por alguna organización socia, en este caso el sindicato agrario. Y ya en la siguiente reunión del Patronato, que será en septiembre, podría participar como miembro de todo derecho.

-¿Qué papel desempeña el Patronato de Fiare?

Esta nueva fase trae un peligro, lo cual repetimos continuamente. El peligro es que si ya tenemos productos financieros, si ya se nos reconoce como un banco, por qué construir socialmente, por qué seguir haciendo esfuerzos en ese eje cultural, social y de incidencia política, que repetimos continuamente que es imprescindible en el proyecto. Entonces, el trabajo por reforzar nuestras redes territoriales y, por ejemplo, el tejido de organizaciones del que nos hemos dotado a nivel de Euskadi por la Fundación Fiare es crucial y lo tenemos que seguir haciendo, porque ahora el riesgo puede ser debilitar la percepción de que es necesaria una herramienta de incidencia política y de acción colectiva, ya que parece que el instrumento financiero pudiera estar más en marcha. Ahí aparecen al final las personas físicas, los ciudadanos y ciudadanas, más indignados o menos indignados. Lo más importante es conseguir alianzas estables, lo más sólidas posibles, con organizaciones sociales, que dentro de un proyecto de transformación y alternativa nos parecen imprescindibles. La entrada de EHNE-Bizkaia en el Patronato de Fiare es un paso más que tiene una alta significación para nosotros. Cuando empezamos a pensar en acuerdos de colaboración surgieron una serie de posibilidades y una de ellas, importantísima, era precisamente la propia implicación de este sindicato agrario dentro del proyecto Fiare, mediante su entrada, no sólo en la Fundación, sino en sus órganos de gobierno, en sus comisiones de valoración ético-social, etc.

-¿Qué rasgos tienen las organizaciones sociales que participan en Fiare?

Desde el punto de vista de Fiare no se puede construir un proyecto de banca ética sin atender a cuestiones demandadas cuyo origen es el mismo, la problemática generada por el neoliberalismo, como son la soberanía alimentaria, la exclusión social, la cooperación, el desarrollo comunitario, el ámbito rural…Es un proyecto que permite vincular a ideologías, e incluso a cosmovisiones distintas, porque la injusticia bancaria es tan absurda y tremenda… Fiare es una estructura organizacional que está construida precisamente por organizaciones que entienden de eso, están comprometidas en esos ámbitos y tratamos entre todas de añadir una herramienta de trabajo más, la de la intermediación financiera. Sin entender el mapa completo no dejaría de ser una oferta de productos que pueden estar labelizados como ecológicos o éticos o solidarios, pero que perderían toda su carga política. Tener a movimientos de transformación, de economía solidaria, de agroecología, de soberanía alimentaria, de cooperación con el sur es lo que perseguimos en todas las estructuras territoriales y particularmente en la Fundación Fiare, que fue la primera y que es la que lidera el proyecto a nivel estatal. La vinculación de sensibilidades como la de EHNE-Bizkaia y en general el movimiento de La Vía Campesina nos parece clave para construir Fiare.

-¿Cuántos representantes tiene el Patronato de Fiare?

Tiene 22 representantes, la mayor parte de los cuales vienen de organizaciones y otros vienen a título personal por sus especiales conocimientos en el mundo del ámbito de la ética u otros.

-¿Cuáles son los ejes de trabajo principales a compartir con EHNE-Bizkaia?

Hay un eje de trabajo que es el formativo, el cultural, el informativo; otro eje de trabajo es el desarrollo de productos ad hoc, adaptados a las realidades de nuestra demanda, llegando a generar circuitos de ahorro/crédito locales o sectoriales sin ánimo de lucro con una filosofía muy similar a los circuitos de consumo locales y para eso el ámbito rural es un nicho de necesidad, de legitimidad y de demanda muy evidente. Entonces ahí, poco a poco, aunque todavía somos funcionalmente limitados, iremos incidiendo.

-¿Algo más que añadir?

El 4 de junio, por la mañana, Fiare tiene la segunda asamblea general estatal de socios en Vitoria-Gasteiz y durante la jornada participarán socios significativos del proyecto para explicar cómo ven a Fiare, qué necesitan de él y por qué han apostado por él. Y queremos que una intervención se haga desde La Vía Campesina y la otra probablemente será en torno al riguroso estudio de las implicaciones de la banca en el comercio de armas que ha hecho Setem.

-¿Algo que destacar de esta asamblea?

Es una asamblea en la que vamos a recordar lo que los lectores de esta revista tienen en primicia. Ese cierre de la primera etapa, el comienzo de una nueva estrategia que nos debiera conducir a finales de 2012 a una operación como cooperativa de crédito ya hispano-italiana, con la puerta abierta a una futura integración de otras bases sociales, no necesariamente de ámbito estatal, sino de ámbito regional, lo cual nos abre perspectivas muy interesantes también en la constitución formal de esa cooperativa. Su estructura estará basada en áreas políticas que no están necesariamente identificadas con los Estados. Italia tiene cuatro áreas políticas. El área Fiare por ahora es una estatal, pero en un futuro serán varias… y podremos y querremos consolidarlas de acuerdo a criterios que atienden también a la sectorialización de la solidaridad y a otros conceptos. Fiare será lo que queramos. De hecho, estamos estudiando la posibilidad de convertir las nueve territoriales en cuatro y una de ellas incluiría a Euskadi y Navarra.

Txetxu Núñez, responsable de EHNE-Bizkaia en torno a Fiare: “Fiare es un instrumento necesario para construir la soberanía alimentaria”.

-¿Qué importancia tiene para EHNE-Bizkaia estar en el Patronato del proyecto de banca ética Fiare?

Para EHNE-Bizkaia ha sido un descubrimiento Fiare, a pesar de tener contactos desde hace muchos años. Hemos sido capaces de calibrar su importancia como instrumento necesario para construir la soberanía alimentaria y más en estos momentos de dificultades con todas las bancas. En este sentido, tiene el mismo papel y espacio que cualquier otra área de trabajo del sindicato. Por otro lado, supone para EHNE-Bizkaia un reconocimiento importante a su labor por parte de Fiare. Y es un salto cualitativo para el sindicato participar en el Patronato, donde vamos con un plan de trabajo hablado con la dirección de Fiare.

-¿Qué se puede destacar de ese plan de trabajo?

Estamos en una fase de acuerdo con la dirección de Fiare de divulgación del proyecto a nivel del sector, por un lado, desde la demanda que haya de las y los baserritarras y, por otro lado, desde la demanda de las organizaciones, bien sea en el ámbito de las cooperativas y asociaciones, bien sea en el de los grupos de consumo. Además, la intervención de Fiare está presente en todos los actos y jornadas que organizamos. En ese marco acabamos de tener en Iparralde un encuentro con la Euskal Herriko Laborantza Ganbara y el sindicato ELB para presentar el proyecto Fiare; y a partir de ahora se han establecido unos mecanismos de trabajo entre Fiare e Iparralde.

Asimismo, los locales comarcales de EHNE-Bizkaia van a ser un punto de información del proyecto Fiare, tanto para el medio rural como para el urbano, al igual que lo va a ser la revista Baserri Bizia.

Es importante tener líneas de instalación, porque si queremos desarrollar la soberanía alimentaria hay que entenderla en claves de empleo. Una soberanía alimentaria ligada al modelo productivo supone crear mucho empleo y tener a disposición líneas de crédito a medida de las necesidades de las personas jóvenes. Entonces en este aspecto vamos a trabajar intermediando entre Fiare y las personas jóvenes que se instalan en el sector.

Fiare hemos tomado como ejemplo de construcción desde la diferencia, entre gente muy diversa que coincide en objetivos comunes. Es el mejor ejemplo práctico de alianza de una parte de la sociedad con la soberanía alimentaria poniendo su dinero para su desarrollo. Animamos desde aquí a la gente a informarse sobre Fiare.

A %d blogueros les gusta esto: