Memoria Anual 2011

Introducción a la Memoria Fiare 2011

No es exagerado decir que el año 2011 ha supuesto en diversos aspectos el cierre de una etapa. Una etapa que podríamos llamar “fundacional”, en la que hemos ido construyendo la estructura social básica de Fiare y delineando nuestro estilo de funcionamiento. Una etapa en la que, como sabéis, hemos apostado por desarrollar junto a esta construcción social una actividad financiera incipiente, como agentes de Banca Popolare Ética, que nos permitiese ir creando un circuito de intermediación capaz de conectar ahorro y crédito para la trasformación social. Ha sido una apuesta arriesgada y muy costosa, que hemos podido llevar a cabo gracias al compromiso de un gran número de personas y organizaciones que han trabajado sin descanso, creyendo cada día un poco más en que Fiare es un proyectos que merece la pena, y haciéndolo posible. Una apuesta en las personas de nuestra estructura profesional han asumido buena parte de la carga, y cuya entrega y buen hacer queremos reconocer de forma explícita en estas líneas.

La crisis financiera y sus demoledores efectos en las personas más débiles y en las organizaciones que trabajan con ellas han venido a reforzar la dolorosa evidencia que nos empujaba a iniciar nuestro camino. Sabemos, y confirmamos cada día, que la apuesta por construir un Sistema de Banca Ética asentado sobre la acción colectiva no es solo posible, sino necesario y urgente. Desde esta convicción cerramos una etapa y afrontamos un nuevo escenario, en el que la fase de agentes va tocando a su fin.

El año 2012 nos abre a un nuevo proceso en que tanto Banca Popolare Ética como Fiare apostamos por crear un proyecto conjunto que nos permita consolidar una cooperativa de amplia base social. Para Fiare, este nuevo escenario supone seguir avanzando en lo que desde el principio de nuestra andadura fue nuestra mayor apuesta: poder operar en todo el Estado como cooperativa de crédito, ofreciendo progresivamente los servicios bancarios habituales y reforzando así un circuito de intermediación que permitiese orientar el crédito a la construcción de una sociedad más justa e inclusiva.

En esta nueva fase, los retos que afrontamos además del desarrollo operativo de la Cooperativa, siguen siendo los mismos, y muy especialmente reforzar el capital social, creando una base social cada vez más fuerte y cohesionada, con unas estructuras de participación que nos permitan seguir pegados a la realidad, y pongan en valor las capacidades de todos los que, día a día, construimos Fiare. Tenemos los mimbres necesarios para hacerlo. Desde las estructuras de coordinación de nivel territorial y estatal hasta los grupos locales, la base social de Fiare ha ido poco a poco consolidando una realidad dinámica en continuo desarrollo que mira la futuro con serena ilusión. Hemos contado en este camino con la impagable aportación de un Comité de Ética que ha asumido la difícil encomienda de ir entrelazando los elementos necesarios para que Fiare sea un proyecto con unos contornos éticos sólidos, entre los que es necesario destacar nuestra metodología de evaluación ético-social de las solicitudes de financiación y la estructura de comisiones territoriales que la desarrolla.

Podemos decir que 2011 ha sido un año histórico para Fiare. Pero tendremos que admitir que, para un proyecto tan joven y tan difícil como el nuestro, todos los años lo son. Cada día que pasa, cada logro y cada lección aprendida, van construyendo una historia que o ha hecho más que empezar. Hoy sabemos, con más evidencias que ayer, que podemos seguir construyendo el proyecto Fiare, que cada vez son más quienes quieren hacerlo con nosotros y sobre todo que merece la pena. Esto es precisamente lo que esta memoria 2011 pretender reflejar.

La Junta de Redes Socias de Fiare

A %d blogueros les gusta esto: