Un banco nuevo, por fin

Fiare Banca Etica culmina 11 años de trabajo y maduración, y desde este mes ofrecerá servicios también a particulares.

Cuatro cifras, 1550, que ya son mucho más que un número: es el código de Fiare Banca Etica, el primer banco ético de base cooperativa que operará en España. El 15 de julio obtuvo la luz verde del regulador y desde el 1 de octubre se dirige ya a particulares.

El banco acaba de arrancar, pero tiene una larga historia detrás de trabajo y maduración, que empezó como Proyecto Fiare en 2003 y que renace ahora como Fiare Banca Etica, integrado en un banco europeo con sucursal en España —ya cuenta aquí con 5.300 socios, que aportan cinco millones de euros al capital social— e Italia, donde Banca Popolare Etica suma 37.000 socios y 15 años de experiencia comercial y de prestigio.

En España, Triodos Bank se presenta desde hace años con la etiqueta comercial de “banca ética”, aunque sus características le sitúan más bien en el terreno de la “banca con valores”; en este caso muy focalizados en el respeto al medio ambiente. La diferencia es que Fiare Banca Etica es una cooperativa en la que los clientes son en realidad socios y participan de los procesos de toma de decisión del banco en condición de igualdad, lo que lo diferencia también de las cooperativas de crédito convencionales.

Los socios pesan lo mismo con independencia del capital aportado —en consonancia con el principio cooperativo— y ninguno puede superar el 1% del capital social. Además, el banco no reparte dividendos, sino que destina íntegramente los beneficios a reforzar capital y ampliar las líneas de apoyo a la economía social.

Datos-Fiare_EDIIMA20141005_0178_5

La participación de los socios en la toma de decisiones no va en detrimento de la profesionalidad, como demuestra la experiencia en Italia de Banca Popolare Etica, que ha concedido créditos por valor de 1.800 millones y tiene una morosidad del 2% cuando en la banca convencional española se está superando el 13%. Ello se explica porque los proyectos a financiar requieren el doble visto bueno de la comisión ético-social (integrada por socios elegidos en sus circunscripciones) y también de la financiera, compuesta por profesionales.

Fiare venía funcionando hasta ahora como entidad de apoyo a los actores de la economía social, con un área para particulares mínima, sujeta a la legislación italiana y con muchas limitaciones operativas y técnicas. La novedad es que a partir de ahora podrá ofrecer de verdad servicios a particulares con toda la cartera básica: banca por Internet, libreta de ahorro y a plazos —entre 12 y 60 meses—, giro de recibos, tarjeta de débito de Servired (cajas rurales) y todas las garantías que tienen los clientes de cualquier otra entidad, incluida la cobertura del Fondo de Garantía de Depósito.

Datos-Fiare_EDIIMA20141005_0179_5

La entidad arranca con oficina en Bilbao, agentes en Madrid y Barcelona y la oficina virtual en Internet, en el sitio web fiarebancaetica.coop.

La prioridad inicial es ofrecer los servicios a los socios que ya son clientes pese a las dificultades que existían (en torno a 2.300), dirigirse luego al resto de socios (otros 3.000) y empezar a abrirse fuera de su base social coincidiendo con la entrada de 2015.

Para ser cliente, lo más razonable es ser también socio, lo que exige una aportación mínima de casi 300 euros al capital social. “Ser cliente sin ser socio no tiene mucho sentido porque aquí no se encontrarán grandes rentabilidades ni ofertas”, explica Juan Garibi, director de la sucursal española.

“El sentido del banco es respaldar los proyectos de la economía social y solidaria, y esto es lo que valoran los particulares que quieren tener su dinero aquí”, concluye.

Fuente: eldiario.es

A %d blogueros les gusta esto: